Ir de campamento con tu compañero canino

Ir de campamento con tu compañero canino

Ir de campamento o de excursión es una experiencia de exploración y recreación, que puedes disfrutar de manera plena, segura y periódica. ¿Por qué no hacerlo con tu mascota acompañándote? Comienza esta enriquecedora aventura en compañía de tu perro y vive los mejores momentos de tu vida sin tener que dejarlo en casa.

Aquí te mostraremos todo lo que tienes que saber para ir de excursión o de campamento cuando vas con tu perro. Además, hemos incluido algunos consejos, pautas y principios fundamentales para comenzar a incluir a tu perro en la convivencia social con otros perros o mascotas, así como con otras personas y lugares.

Las excursiones o campamentos pueden ser experiencias divertidas que nos alejan de lo cotidiano y la rutina, sin embargo, también son conocidas por ser situaciones que nos sacan de nuestra área de confort, en especial cuando hablamos del cuidado y atenciones que le debemos dar a nuestro perro.

Esto no es algo que nos deba hacer hacernos sentir intimidados, todo es cuestión de llevar un plan y tener contemplados los distintos escenarios que se nos pueden presentar.

Los planes son mejores que las sorpresas.

Aunque pueda parecer innecesario, nos tomaremos la libertad de recordarte que en los viajes podemos encontrar imprevistos. Sí, cada acampada puede ser un desafío, especialmente para aquellos que son nuevos en la actividad del campamento. Es importante por tanto, que trates de organizar tu viaje con el máximo detalle posible, para tratar de evitar imprevistos que puedan estropearlo.

¿Qué se puede comer? ¿Dónde se harán las paradas oportunas? ¿Cómo se pueden abastecer de comida o de bebida? Llevar un acompañante canino es lo más parecido a llevar niños; puede marearse, puede tener incontinencia durante el viaje, puede ponerse más juguetón que de costumbre debido a la ilusión y los nervios del viaje,etc. Es por eso que es importante que, conociendo a nuestro perro seamos capaces de predecir su comportamiento y especialmente sus necesidades para evitar sorpresas indeseadas.

Lo principal es tener claras la necesidades de cada miembro de la familia, incluyendo a nuestro amigo peludo. Esto incluye también las “necesidades fisiológicas”. Sabemos que los perros necesitan hacer sus necesidades en un lugares donde se sientan cómodos, sin embargo, muchas veces esos lugares no son los indicados, y por este motivo se hace necesario viajar bolsas para cualquier tipo de desechos que genere el perro.

Antes del viaje.

Si viajas en automóvil es importante que tengas contemplados todos los protocolos a seguir para tener un canino como acompañante, más aún cuando se viaja solo y sin ninguna otra compañía que pueda auxiliarnos a nosotros, como conductores, y al can, como acompañante.

Tener conciencia de que una mascota puede llegar a ser una gran distracción al momento de conducir, es la manera más segura de tener contemplados los espacios y cuidados previos de nuestro automóvil.

Procura conocer las instalaciones o centros veterinarios que estén cerca de la ruta que has fijado para el viaje, así como aquellas que se encuentren cerca del lugar de destino, nunca sabemos cuándo podría necesitar la atención veterinaria para nuestro compañero canino.

Ya en el campamento.

Contrario a lo que muchos amantes de los perros suelen pensar, los canes tienen una gran facilidad para adaptarse a nuevos entornos y comenzar a explorar. Esto viene a ser un instinto natural que ya tienen cada uno de los perros. Hay que tener mucho cuidado con respecto a este comportamiento ya que dependiendo del temperamento de cada perro puede ser que su reacción ante esta nueva experiencia sea demasiado abrumadora y su primer impulso sea salir corriendo y escapar.

En este sentido puede presentar también una situación completamente opuesta, en la que nuestro compañero canino se sienta retraído y sin ánimos de salir del automóvil y descubrir el campamento. Sí esto sucede debes darle su tiempo para adaptarse a la nueva situación y sentirse cómodo para descubrir el campamento.

Es por este tipo de comportamientos que debemos mantener la calma todo lo posible cuando se trata de hacerlos salir del automóvil. Siempre hay que ser pacientes y demostrarles que el lugar es seguro. También es importante mostrarles los límites en los que nos podremos mover, antes de permitirles separarse un poco del grupo y explorar el campamento en libertad.

Si el campamento que vais a visitar se encuentra en la playa, te interesará leer nuestro artículo sobre Playas y perros.

Opiniones reales de los clientes en Ir de campamento con tu compañero canino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *